Madre del Género Humano



 

Génesis 3:20  "Adán llamó el nombre de su mujer Eva, por cuanto ella era la madre de todos los viviente."

Después de la caída, el empuje del primer pródigo dentro del mundo hostil, fue un nuevo comienzo para el género humano, la raza humana. Adán y Eva vinieron a ser genéticamente el escenario de la mancha o falta de la raza del hombre.

Primera de Reyes 19:13  "He aquí que Jehová pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes y quebraba las peñas delante de Jehová, pero Jehová no estaba en el viento.  Y tras el viento un terremoto, pero Jehová no estaba en el terremoto.  Y tras el terremoto un fuego, pero Jevohá no estaba en el fuego.  Y tras el fuego, un silbo apacible y delicado y he aquí vino a él una voz, diciendo:  ¿Qué haces aquí Elías?"

Hace cincuenta años llegué a un país extraño donde había un sin número de lenguas y culturas.  En realidad para mí, era como ser absorbido por un torbellino de problemas insolubles.

Yo ví cerca de doscientos hombres vistiendo delantales, sentados en cuclillas en círculo.  Totalmente ignorante de que era políticamente incorrecto, yo me puse en cuclillas atrás de la última rueda de hombres. Más tarde supe que estas personas eran Culís, que son mirados como infrahumanos.

En el centro del círculo, había un soldado con un bastón.  Sobre la tierra, había cuatro o cinco Culís sangrando y el soldado los estaba golpeando mientras enseñaba e insultaba al resto entre quienes yo estaba sentado, inadvertido.  Una pequeña y suave voz dijo a mi corazón: "Todos estos son tus parientes, el oprimido y el opresor."

Nosotros escuchamos y leemos acerca de cosas  y como cotorras las repetimos.  Como quiera, cuando tu eres parte del evento, y esto fluye en tu vida a través de tu experiencia, nunca lo ovidas.  Luego, caminando por la carretera, pasé por medio de leprosos que se arrastraban con grandes parches de carne podrida, manos sin dedos, caras sin narices u orejas.  Otra vez la quieta y apacible voz dijo a mi corazón:  "Estos son tus parientes."

Pasé por donde gente con elefancía siempre acompañados de niños hambrientos y llorosos.  Aquí y allá un cuerpo muerto que no tenían quien los levantara.  Otra vez la voz tierna y apacible, diciéndome: Estos son tus parientes."

Otros fueron pasando por el mismo camino, ellos estaban bien nutridos y muy bien trajeados, totalmente inadvertidos do lo que había alrededor de ellos.  Ellos tenían la mente cerrada hacía ya mucho tiempo.  Yo me encontré gritando:  "Ayuden a esta gente que están sufriendo." Pero no hubo respuesta.  Otra vez, la voz tierna y apacible:  "Ambos, el sufrido y el indiferente son tus parientes."

Más tarde, cuando una hambruna se llevó casi la mitad de un millón de vidas, escuché a un opulento caballero comentar con la gente de su mismo rango social: "La hambruna fue un fracaso, debería haberse llevado dos millones."  Otra vez la voz tierna y apacible:  "Estos son tus parientes."

Yo frequentemente he escuchado a los bien nutridos y socialmente prominentes, comentar filosóficamente:  "Si hubiera un Dios, El no permitiera toda esta agonía."  Muchos artículos se han escrito de sufrimiento y hambre por gente que nunca sufrieron o pasaron un día sin comer.  Admirablemente nunca escuché a ningún afligido, o hambriento culpar o negar la existencia de Dios.

Pocos años después estuve reunido con algunas familias, todas de diferentes descendencias:  unos orientales, otros aborígenes, otros africanos, y de varias mezclas.  De repente me imaginé a todos regresando al pasado y revirtiendo la geneología a través de los lomos de nuestros ancestros, de generación a generación, la población del mundo viene a ser cada vez más y más pequeña.  Todos nosotros llegamos al mismo origen dentro del seno de Eva, plantados por la simiente de Adán.

Aun si tu te suscribes a la inútil creencia de nuestros tiempos que evolucionamos de un pantano primitivo, todos salimos del mismo pantano. Si el Señor hubiera creado al hombre para ser un robot o un autómata, hace mucho tiempo hubiese apagado el motor y reemplazado sus partes.

Hechos 17:26  "Y de una misma sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre la faz do la tierra y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros."  El apóstol Pablo pronunció estas palabras a los de Atenas y extranjeros, hablando de la idolatría.

Todos ocupando el mismo espacio, todos respirando de la misma atmósfera: Pablo se incluye entre ellos, y engrandece la omnipotencia de Dios, declarando :  "En El vivimos y nos movemos y existimos."  La única diferencia , es que los idólotras no han experimentado la redeción y no saben en Quien ellos viven, se mueven y existen.

Los comunes denominadores del ser humano son: carne, sangre y muerte. Juan 3:6  "Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, Espíritu es."  Romanos 2:9,11  "tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, al judío primeramente y también al griego. Porque no hay parcialización con Dios."  1Cor. 15:50  "La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción."  La única vía de escape es nacer dentro de la nueva creación a través de la redención de nuestro Salvador Jesús.

Juan 3:16.  "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo Unigénito, para que todo aquel qu en El crea, no se pierda, mas tenga vida enterna."

Mateo 28:18  "Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra."

Juan 19:30  El Alfa y la Omega clamó en la cruz.   "Consumado es."  Todo convenio y promesa son consumados en El.  Todo reclamo o demanda a los bienes raíces en Palestina,  consumados son en El.  El  pasado, presente y futuro, consumados son en El.  El no es solo una Persona, El es el Mesiánico Estado.  El es el Cristo, y si alguno está en Cristo es una nueva criatura.

En Cristo todas las distinciones se desvanecen.  No hay judío ni griego, no hay siervo ni libre, no hay varón ni mujer; porque todos son uno en Cristo Jesús.

Efesios 1:10  "De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra."

            

      "Cristo en ti, la Esperanza de Gloria!!"
 
 

Don Murphy ©1998

email


  

Madre del Género Humano

Recommend this article to a friend.

  

   


www.tareburner.com

©1997-2017

 

[Inicio]  [Articulos]  [Poemas]  [En Espanol]  [Inspiraciones]  [Enlaces]